¿Soy infertil?
¿Qué es la infertilidad?

Desde la prehistoria, la infertilidad ha sido uno de los mayores problemas sociales y médicos.

La infertilidad supone una seria amenaza a la supervivencia y constituye uno de los desafíos más importantes para nuestra actual sociedad de bienestar.
Desde que conocemos el vínculo entre la relación sexual y el embarazo, los humanos hemos aprendido a evitar la gestación hasta el momento más conveniente. Cuando una pareja deja de poner medios anticonceptivos, empieza a “correr el reloj” de su fertilidad natural.

La infertilidad primaria se define como la imposibilidad de concebir tras un año manteniendo relaciones sexuales habituales sin emplear métodos anticonceptivos. La infertilidad secundaria está referida a las parejas que tienen ya un hijo pero son incapaces de conseguir un segundo.

Conforme se van cumpliendo años, se va perdiendo fertilidad.
A los seis meses de relaciones sexuales habituales, una mujer de 35 años consigue el embarazo un 50% de las veces, pero a los 40 años lo conseguirá sólo un 30%.

Conforme se van cumpliendo años, se va perdiendo fertilidad. A los seis meses de relaciones sexuales habituales, una mujer de 35 años consigue el embarazo un 50% de las veces, pero a los 40 años lo conseguirá sólo un 30%.

¿Cuándo es recomendable acudir a un especialista?:

Retrasar la llegada del primer hijo ha contribuido al aumento de la infertilidad en la mujer: en la actualidad, una de cada cinco parejas requiere ayuda para concebir.

Otro factor que afecta con mayor incidencia al varón y que hace aumentar la infertilidad, es la toxicidad (contaminación ambiental, plasticos, cosméticos, pesticidas, tabaco …) pues determina una menor calidad en los óvulos y especialmente en los espermatozoides.

Un tercer factor es el sobrepeso y, por todo ello, la infertilidad masculina es hoy un protagonista principal que muchas parejas
no esperan.

En mayores de 35 años,
es emocionalmente muy beneficioso acudir a una consulta informativa tras seis meses de relaciones sexuales habituales.

¿Cuáles son las posibles causas?:

Las mujeres deben conocer y tomar conciencia de que a partir de los 30 años su reserva ovárica decrece progresivamente, y es bastante menor en la mitad de mujeres de más de 35 años.

Las causas para determinar el origen de los problemas pueden ser muy diversas, por eso recomendamos acudir pronto a una primera consulta para poder evaluar las posibles causas y realizar una tratamiento lo más personalizado a su situación.

Enfermedades y patologías como la endometriosis, miomas u ovarios poliquísticos afectan directamente a la capacidad reproductiva.

También enfermedades de transmisión sexual, diabetes, cáncer, afecciones tiroideas, depresión… Culminando en hábitos poco saludables como el tabaco, el consumo en exceso de alcohol y tener sobrepeso, factores que son sumamente negativos.

Cuando nos referimos a las posibles causas de la infertilidad femenina, la edad es un factor determinante.

Una de cada cinco parejas españolas presentan problemas de disfunción reproductiva.

No olvidéis que cada caso es único y que los pasos a seguir deben adecuarse a vuestras necesidades específicas.

Si con toda la información disponible en esta primera toma de contacto consideramos que existe ya una indicación clara de tratamiento, os explicaremos detenidamente las características del mismo y podremos programarlo a la mayor brevedad posible.

Escuchar el latido del corazón de tu hijo es algo único, vive este momento.

Contacta ahora para resolver tus dudas

Todas las consulta ecográficas son gratuitas.